¿Sería una mala idea el entrenar a un perro para atacar?

Actualmente existen muchos sectores que incorporan perros como herra­mientas de trabajo. Entre ellos los de rescate, los antidrogas, los de terapia y los perros policías.

En este último caso, hablamos de ani­males que reci­ben una for­mación muy compleja siempre llevada a cabo por profesionales en adiestra­miento canino. Se trata de perros de gran tamaño (pastor alemán, dóber­man o labradores, entre otros) que necesitan tener grandes aptitudes de obediencia, si no fuera así podría resul­tar muy peligroso.

¿Eres un profesional?

Bajo ningún concepto debes proponerte entre­nar a un perro para atacar si no tienes los con­ocimientos especializados para ello, es una de­cisión muy importante que necesita de alguien responsable y calificado para ello: personas con formación y experiencia.

Para esta tarea debe conocer de forma sobra­da el comportamiento del perro, tener las técni­cas y herramientas adecuadas, así como la ca­pacidad de solventar aquellos problemas que puedan surgir durante el aprendizaje.

Si no eres un experto en adiestramiento no te plantees adiestrar a un perro para el ataque. Al igual que las personas muchos animales pueden desarrollar problemas mentales que no seamos capaces de identificar

¿Es el perro adecuado?

Efectivamente, no todos los perros son adecua­dos para el entrenamiento de ataque, indepen­diente de la raza que tenga. Los profesionales no eligen a cualquier perro sino aquellos que sean tranquilos, obedientes, reservados, activos e inteligentes.

Un perro que en ocasiones se muestre ti­tubeante ante las ordenes que le indicamos no va a ser en absoluto un buen perro de defen­sa, ¿qué puede ocurrir si no va a todo? Antes de plantearte siquiera empezar debes considerarlo apropiadamente.

Tenga en cuenta además…

Un perro entrenado para atacar es un arma en toda regla por lo que deberás ser altamente re­sponsable de vigilar adecuadamente su compor­tamiento en todo momento. El perro que reciba este tipo de educación deberá contar con un se­guro de responsabilidad civil.

El perro no podrá realizar actividades propias de los perros como ir al parque sin correa li­bremente, le estarás privando de una forma de vida relajada. No podrás dejarlo en manos de personas que no tengan los conocimientos y aptitudes adecuadas: es un perro peligroso para quienes no conozcan y dominen este tipo de praxis.

Así mismo, deberás tener en cuenta que necesi­tas tener ahorros por los problemas que puedan surgir: estereotipias, problemas del comporta­miento, estrés, ira redirigida u otros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *