El moquillo canino: enfermedad viral muy peligrosa

Se trata de un virus que trae grandes estragos en la pobla­ción canina.

Los cachorros son suscep­tibles al virus del moquillo canino o distemper canino desde los 45 días de edad. Los perros ancianos son igual­mente muy susceptibles. Los principales síntomas son de­caimiento, inapetencia y fiebre de 40,5 °C, posteriormente hi­potermia. Puede comenzar el cuadro con vómitos y diarreas, secreción ocular que llega a ser catarral y abundante, con ojos hinchados y vasos de la esclerótica (parte blanca del ojo) muy irritados. No es has­ta que comienzan los signos neurológicos que la enferme­dad se puede diagnosticar con seguridad. Estos incluyen convulsiones, incoordinación, movimientos involuntarios como la masticación en vacío, temblores musculares, tics, ceguera, sordera, ataxia, entre otros. El pronóstico es desfa­vorable en la mayoría de los casos, ya que la enfermedad presenta una mortalidad de un 80%. Los animales que so­breviven pueden tardar hasta 2 meses para recuperarse y generalmente quedarán se­cuelas como ceguera, sordera, postración y movimientos musculares involuntarios.

Los cachorros deben ser inmunizados desde los 50-60 días de edad con vacunas de probada efectividad. Una se­gunda dosis debe ponerse a los 90 días de edad. Se debe reactivar con una dosis anual de por vida. Los perros viejos no deben descuidarse, ya que estos son muy susceptibles a enfermarse.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *