Alimentos que no deben ingerir los gatos

¿Qué puede comer un gato?; parece una buena pregunta y lo es!

Muchos de los alimentos que consumimos los humanos son altamente tóxicos y peligrosos para los gatos. Y es que, ambos tenemos sistemas di­gestivos diferentes, lo que hace que no metabo­licen de igual manera. Además, hay que tener en cuenta que el gato es un animal que tiene más dificultad que el perro para eliminar las toxinas a través de su hígado y, por tanto, es más sensible que los canes a determinados alimentos. Antes de alimentar a tu gato con tu comida o las sobras de la misma, debes saber cuáles son las más peligrosas para el consumo felino, muchos pueden ser inclu­so hasta mortales.

Alimentos que puede comer un gato

Golosinas

Las golosinas contienen xilitol, un edulcorante artificial que causa repentina liberación de insulina, que conduce a bajos niveles de azúcar en sangre. Puede afectar el hígado. Síntomas de vómitos, cansancio y descoordinación.

Chocolate

La mezcla de cafeína, teofilina y teobromina, un alcaloide alta-mente tóxico para los gatos, provoca vómitos, diarrea, temblores, convulsiones, que los podrían llevar a la muerte.

Uvas

Una toxina desconocida que contiene, se asocia con la aparición de problemas renales e intoxicación.

Cebolla y ajo

Aunque estos alimentos tienen grandes atributos culinarios y medicinales, la presencia del compuesto tiosulfato, puede generar daños en los glóbulos rojos, unido a una anemia.

Leche

La leche comercial está cargada de químicos y aditivos perjudiciales. El tracto digestivo de un gato se vuelve intolerante a la lactosa a medida que crece, por lo que puede sufrir diarrea, cólicos.

Huevo crudo

Aunque cocinado es buena fuente de proteínas, su consumo crudo se asocia a problemas de la piel y genera riesgo de contraer salmonella.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *